Para no dormir

En mi instituto la dirección educativa programaba las clases de filosofía a las ocho de la mañana. Mala táctica. El miércoles la clase era a las diez, para darnos un respiro, pero generaba más o menos los mismos casos de narcolepsia. Gandul arriba gandul abajo.

La dirección deportiva del Mundial tenía un desafío similar a la hora de señalar qué partidos iban en qué horarios. Creo que han errado el tiro en el Costa de Marfil – Japón del domingo, que nos cae a las 3 de la mañana. Si hubiera sido Corea aún, porque se ve que tienen a un delantero de casi dos metros que juega de titular, lo que resulta muy curioso, tiene efecto cafetero y mantiene vivo y con interés a cualquiera independientemente de resultado, sueño y horario.

2116755_w2

Si por mi fuera, siempre Chile a última hora. Para ver a Jorge Valdivia. Un mediapunta que nunca aciertas a detectar si corre elegante o está a punto de caerse. De todos los motes que le han colgado, El Mago, Maguinho, el Genio o El Loco, el que más justicia le hace es El Distinto. Dura lo que dura, ayer contra Australia veinte minutos, pero cuando juega hay que verle. Cuando juega vale veinte millones más que Vidal y quince más que Alexis. Lástima que cuando camina desaparece y vuelve a su realidad de segunda división, con el Palmeiras, o a su temporada en los Emiratos Árabes, o al episodio de una mañana en la que llegó borracho a la concentración chilena y no le llamaron hasta el año siguiente. Entonces vuelve a costar una miseria, Vidal y Alexis vuelven a ser los buenos y la Juventus de turno, que se había fijado dos segundos, ya mira para otro lado.

Pero nosotros no somos la Juve. Y nos lo quedamos mirando cuando juega mal o no participa. Porque en una de estas se da media vuelta y cambia el destino de una jugada. O bien le llega el balón al borde del área y en vez de rematar fuerte dice la voy a picar por debajo y que bese el larguero. Sonríe como Ronaldinho y cuando le cambiaron en el 68′ me fui a dormir inmediatamente.

Deja un comentario

Debes de loguearte para poner un comentario.