Austeridad en voz baja

matic chelsea sign

Esta pasada semana se confirmó uno de los movimientos más llamativos de este tranquilo mercado invernal de fichajes en el fútbol europeo. El serbio Nemanja Matić cerraba el círculo y tras tres temporadas rindiendo a un alto nivel en el Benfica, volvía a Stamford Bridge para reforzar el centro del campo del equipo de José Mourinho. Tal vez los 21 millones de libras que parece haberle costado al Chelsea su traspaso no suenen demasiado descabellados a priori. Un futbolista joven, con proyección y con sobrada y demostrada experiencia en el primer nivel europeo. Sin embargo, la percepción cambia ligeramente cuando uno tira un poco de memoria y hemeroteca.

Nos va a costar tres o cuatro años darnos cuenta de que debemos cambiar nuestro modelo de negocio y ser más austeros, más conservadores y levantar con esas bases una estructura de futuro. Y eso es lo que estamos empezando a hacer ahora.

La frase es de Bruce Buck, presidente Blue, cuestionado acerca de la política de Fair-Play financiero pretendida por la UEFA. Y es de octubre de 2013. Sólo tres meses más tarde, el Chelsea estaba depositando la morterada en las cuentas lisboetas para conseguir el traspaso de un futbolista que hace sólo dos años y medio era suyo y que fue incluido en su día en la operación que terminó llevando al brasileño David Luiz hasta el oeste de Londres. Es decir, por mucho que la estancia portuguesa haya servido de valiosa pasantía para el nuevo peón de Mourinho, la operación es un auténtico sinsentido financiero. Imagino que es justo lo contrario que pretendía expresar Buck al hablar de un ‘nuevo modelo de negocio‘, pero ya se sabe que el corazón tiene razones que la razón no entiende.

Deja un comentario

Debes de loguearte para poner un comentario.