Kolo Touré y la Copa África

Los futbolistas africanos son víctimas de discriminación”
Kolo Touré entrevistado en la revista francesa So Foot

“Es catastrófico competir en la Copa África de Naciones. Los entrenadores ya no quieren fichar a los futbolistas por esta razón. Estoy convencido de ello, si no estoy jugando en el City no es únicamente por razones futbolísticas. Si sólo fuera por el juego, jugaría cada semana. Soy una víctima, y esto tiene que contarse”, explotó el central marfileño del Manchester City. Hemos llegado a estas declaraciones a través del diario The Guardian. Kolo Touré volvió a ser titular, y a lucir un brazalete que últimamente salta rápido del brazo -miren a Carlos Tévez-, el pasado sábado, en la visita del Norwich City al Etihad Stadium. En su queja, que hoy Roberto Mancini ha esquivado pero el club está investigando, alude a dos problemáticas que deberíamos analizar por separado. La primera es su suplencia.

El pasado marzo Kolo Touré dio positivo en un control antidopaje. Fue suspendido seis meses por la federación inglesa. Al parecer, consumió una píldora adelgazante de su mujer que contenía una sustancia prohibida, aunque no ayudaba a mejorar el rendimiento deportivo. Durante este periodo se ha consolidado una dupla solvente en el eje de la zaga citizen. La forman el belga Vincent Kompany y el inglés Joleon Lescott, hoy por hoy, en mejor forma que el ex futbolista del Arsenal, inactivo en competición y pasado de quilos. Lo estaba incluso antes de la sanción. Por ello recurrió a la píldora.

A Touré se le nota cierto resentimiento hacia el técnico por no incluirle en sus planes. Críticas que esquivan los centrales titulares, aliviados, y que se centran en el aspirante. El marfileño lucha por el sitio de tercer central de la plantilla con el joven serbio Stefan Savic, que a sus 20 años es examinado: “Cuando miras la actuación de Savic en su debut contra el Queens Park Rangers… perdónenme, pero estoy relajado”. El análisis emocional de Touré no decepciona.

Una vez concluimos que la posibilidad de una suplencia ganada a pulso es real, fijémonos en el aspecto más global de su furia: la discriminación del futbolista africano. El número de jugadores que se perderán un tramo importante de competición por su asistencia a la Copa África de Naciones (21 enero – 12 febrero) se ha reducido en los últimos tiempos. En la Premier League pasamos de los treinta y cuatro que protagonizaron el éxodo en 2008 a los veintitrés en la edición posterior, en 2010. Dos años más tarde, si las cuentas no me son erróneas, la lista de seleccionados se volvería a reducir, implicando solamente a siete equipos.

Costa de Marfil: Gervinho (Arsenal), Kalou y Drogba (Chelsea) Yayá Touré y Kolo Touré (Manchester City), Tioté (Newcastle)

Senegal: Demba Ba (Newcastle), Armand Traoré (QPR), Salif Diao (Stoke City), Mame Biram Diouf (Manchester United)

Marruecos: Marouane Chamakh (Arsenal), Adel Taraabt (QPR)

Salen 12, a expensas que alguno de los incluidos no sea finalmente seleccionado. Es una cifra un poco engañosa porque hay nacionalidades presentes en el fútbol inglés cuyas selecciones no se han clasificado para la fase final. Por ejemplo Nigeria (Obi Mikel, Yakubu, Etuhu, Odemwingie), Camerún (Assou-Ekotto, Alex Song, Bassong), Egipto (Ahmed Elmohamady) o Togo (Adebayor), pero aún así resultaría una cifra menor que la precedente.

Los problemas que ven los clubes europeos en la disputa de la CAN son de calendario y de periodicidad. ¿Por qué la Copa de África se celebra en invierno y es de carácter bianual? Lo explicaba Dadan Narval en este post que sirvió de preludio al último torneo. No es una cuestión climática, sinó económica.

Bianual: “Se programa cada dos años porque de la disputa de la misma depende la supervivencia de muchas selecciones que no optan en la práctica a la clasificación a un Mundial y para las que el estar sumergidas en rondas de clasificación en las que se enfrentan a los gigantes del continente es necesario. Al ser cada dos años, son más las sedes que pueden organizar el evento, con todo lo que esto implica para los Estados de los países organizadores.”

Fechas: “Los meses de verano están ocupados por campeonatos como el Mundial, la Eurocopa, la Copa América de Naciones y los Juegos Olímpicos, eventos contra los que la Copa de África no puede competir. Y programar el máximo título del continente africano en las mismas fechas que cualquiera de estos cuatro eventos supondría, en la práctica, su desaparición”.

Es una realidad que los clubes ingleses cada vez tienen menos africanos seleccionables en sus filas. Miran por sus intereses y temen perderlos cada dos años durante un periodo clave. Sin embargo, no parece que reciban un trato discriminatorio como afirma Touré, seguramente para justificar su caso personal. En temporada de CAN la mayoría de ellos tienen una importancia grande en sus equipos, como la tendrían por sus cualidades en cualquier otra tesitura. El problema, visto desde el punto de vista europeo, lo supone el calendario. Dadan Narval apuntaba una posible mejora de la situación, colocando la CAN en año impar, donde la competición europea está menos comprimida.

Aún con esta pequeña mejora, la competición seguiría bianual e invernal. Una situación razonable, vistas las reglas del juego. Los clubes europeos emplean la misma racionabilidad evitando confeccionar su columna vertebral con varios futbolistas africanos. Es un entuerto de difícil solución.

En DDF | La razón de las fechas de la Copa de África

Fotografía | Manchester City

Deja un comentario

Debes de loguearte para poner un comentario.